aceites esenciales, aceites vegetales, comprar ingredientes, de la colmena, el acné, naiba esencial, piel y emociones, recetas, tiendas online

EL ACNÉ (2): GUÍA PARA UN TRATAMIENTO NATURAL

aceites esenciales, aceites naturales, difusor de aceites esenciales, aceites esenciales venta, cosmeticos naturales, aceites para aromaterapia, cosmetica natural madrid, aceites aromáticos, aceite vegetal

Como os contaba en mi entrada anterior, el acné es una enfermedad inflamatoria de la piel que se produce cuando las células muertas, en lugar de desprenderse, se acumulan en los poros y, mezcladas al sebo y a las bacterias, forman tapones que se infectan.

Ya sé que me repito, pero recordad que la enfermedad inflamatoria nos habla de conflicto y cuando el acné sobrepasa la adolescencia es señal de que el conflicto interno no ha sido resuelto.

Mientras o al mismo tiempo que os ocupáis de la parte emocional, podéis seguir unos pasos sencillos para aliviarlo y minimizar sus efectos.

  • 1. LIMPIEZA

Interesa limpiar la piel sin irritarla. Algunos creen que como generalmente hay una sobreproducción de sebo lo mejor es frotarla enérgicamente con productos agresivos. PUES ES LO PEOR, porque produce el efecto contrario.

Recomiendo utilizar un jabón neutro. Mejor aún, un jabón con propóleo, que como sabéis, es antibacteriano y antifúngico (hongos) y funciona muy bien en la piel con problemas. Ballot-Flurin tiene uno especial para estos casos.

He encontrado un sitio donde venden on-line todos los productos de Ballot-Flurin: La Botiga BIO. El envío es gratis a partir de 65€, lo cual no es mucho en cuanto se pidan tres o cuatro cosas. Sería el momento de aprovisionarse de propóleo en alcohol para las gripes y catarros invernales además de para vuestra cosmética.

Después de limpiar la piel con jabón, conviene aplicar hidrolato o agua floral de lavanda, por supuesto BIO. Compradla en un frasco con spray y guardadla en la nevera. Los hidrolatos son frágiles porque no llevan conservante, aunque podéis comprar uno en Aroma-Zone, yo recomiendo NATICIDE, que es de origen natural. A un frasco de 200  ml le ponéis 20 gotas de conservante y os durará al menos 6 meses.

  • 2. EXFOLIACIÓN

Pero suave, muy suave. En otra entrada os daré alguna receta, pero mientras tanto, la marca de cosmética YEIDRA, que es BIO, tiene una crema exfoliante a base de manteca de karité con semillas de rosa mosqueta que es una delicia y dura muchísimo.

Conviene exfoliar la piel una vez a la semana, para ayudar a que se desprendan las células muertas y que las cremas tratantes penetren mejor.

  • 3. CREMA-SÉRUM A BASE DE ALOE VERA Y ACEITE DE JOJOBA

Esta crema-sérum se extiende sobre la cara dos veces al día: por la mañana y antes de acostarse, después de la limpieza.

Esta es mi receta para hacer en casa.

Necesitáis (para 50 ml):

  • 50 g de gel de Aloe Vera (yo utilizo el de Lily of the Desert, que es 99,95% BIO y tiene una textura uniforme) El Aloe Vera tiene muchas propiedades: cicatriza. calma, regenera, hidrata, regenera, purifica, es rico en minerales, oligoelementos y aminoácidos, tiene un efecto tensor sobre la piel, y aunque se absorbe enseguida, deja un film protector.
  • 6 g o ml de aceite vegetal de Jojoba. La jojoba, más que un aceite, es una cera líquida, muy parecida al sebo natural de la piel. Es al mismo tiempo nutritiva, hidratante y reguladora, cicatrizante y regeneradora y no deja capa grasa sobre la piel.
  • 9 gotas de propóleo en alcohol
  • 1,5 ml de ácido salicílico vegetal (Aroma-Zone). Es una maravilla porque aparte de ser un potente antibacteriano, regula la producción de sebo, combate las espinillas y estimula la renovación cutánea.
  • 1 ml de “Algo Zinc(Aroma-Zone). Se trata de un extracto de alga laminaria con zinc, con eficacia probada frente a la bacteria del acné.
  • 9 gotas de aceite esencial BIO de geranio de Egipto
  • 9 gotas de aceite esencial BIO de manuka (la manuka, como el árbol de té, es australiana y mucho más potente frente a ciertas bacterias. Además, huele mejor. Pero también es más cara. Podéis usar árbol de té perfectamente)
  • 18 gotas de aceite esencial BIO de lavanda
  • 10 gotas de conservante NATICIDE (Aroma-Zone)

Ponéis el aloe vera en un cuenco. En otro el aceite junto con el propóleo. Y en otro los activos. Añadís poco a poco el aceite al aloe vera removiendo bien con una cucharita, luego los activo, sin dejar de remover  y al final los aceites esenciales y el conservante. Luego lo guardáis en un frasco bien desinfectado con alcohol.

  • 4. NUNCA  EXPLOTARSE LOS GRANOS

Esto es importante. Si lo hacéis, podéis extender la infección a otras partes de la piel. Lo que os recomiendo es aplicar un poco de aceite esencial de lavanda puro, con un bastoncillo de algodón, sobre los granos más sobresalientes y esperar con paciencia a que se sequen solos. De esta manera no os quedará cicatriz.

  • 5. REVISAR LA ALIMENTACIÓN

Cualquier tipo de dulces, el chocolate (a menos que sea negro y en poca cantidad), el picante, las comidas procesadas, los lácteos… todos tienen una influencia negativa en el acné. También debéis eliminar el trigo de la dieta. Cuando digo trigo me refiero a las harinas – pan, pizzas, pastas, bechamel, etc. – elaboradas con este cereal, Y eso porque el trigo que ahora consumimos tiene un 40% más de gluten que el que tomábamos hace sólo 30 años. Y el gluten es nefasto para los intestinos, impide su correcto funcionamiento y se va pegando poco a poco a sus paredes. El gluten afecta a la circulación, nos hincha y ralentiza la energía del cuerpo.

Podéis sustituir el trigo por la espelta, que también es un tipo de trigo pero no ha sido modificado genéticamente. En las tiendas de productos ecológicos encontraréis pan y pasta de espelta. Y cambiar los lácteos por bebida de espelta, de arroz o de almendra. Pero nunca por cebada o por soja, porque también han sufrido modificaciones a lo largo de su historia.

Podéis endulzar las comidas con miel BIO o con azúcar de coco por ejemplo, que tiene un menor índice glucémico. ¡Siempre con moderación!

Este régimen es bueno para todos, incluso los que no tenemos acné. En poco tiempo perderemos volumen, nos sentiremos más ligeros, con más energía y hasta de mejor humor.

  • 6. DEPURAR HÍGADO Y RIÑONES

Una depuración de estos órganos encargados de la eliminación es interesante, sobre todo en otoño. Hay varias maneras de hacerlo.

Por ejemplo, tomar durante 10 días una cucharada de aceite de oliva virgen con medio limón exprimido todas las mañanas en ayunas, esperando 20 minutos antes de ingerir otro alimento. Podéis aprovechar este tiempo para la ducha.

Si tenéis aceite esencial de limón BIO, añadís una gota a la cucharada de aceite de oliva y ¡listo!

Otras opciones serían tomar un preparado a base de alcachofera, cardo mariano y, sobre todo, diente de león, porque el diente de león sirve al mismo tiempo para hígado y riñones. También la ortiga es muy depurativa y algunos herbolarios la venden en jugo para tomar disuelta en agua.

En vuestro herbolario de cabecera os indicarán los productos idóneos y cómo hay que tomarlos.

Siempre recomiendo beber un vaso de agua tibia cada mañana al levantarse. Limpia el organismo y estimula los intestinos. Nos acostumbraremos enseguida porque notaremos la diferencia.

Recordad que un gesto repetido durante siete días seguidos se inscribe en las neuronas de tal manera que se convierte en parte de la rutina diaria de manera completamente natural. ¡Un pequeño esfuerzo de atención mantenido en el tiempo lleva muy lejos!

Artículo anterior Artículo siguiente

Te puede gustar también

No Comentarios

Deja un comentario

*