antioxidantes, naiba esencial, productos solares

ANTIOXIDANTES, LOS AMIGOS DEL SOL

Omega 3, licopeno, carotenoides, flavonoides

El sol tiene efectos muy positivos: nos da vitalidad, fija el calcio en los huesos, nos ayuda a dormir mejor, repara nuestro campo energético y mucho más.

La otra cara del sol son sus rayos UVA y UVB.  Nuestro cuerpo produce radicales libres todo el tiempo que surgen del propio metabolismo de las células, pero produce también los antioxidantes que equilibran este proceso. Pero los rayos UV del sol aceleran la oxidación natural del cuerpo -vamos, que nos haremos mayores lo queramos o no- y degradan el ADN celular. Pero el envejecimiento no tiene por qué ser prematuro.

Uno de los antioxidantes que traemos de fábrica frente a estos rayos UV es la melanina, que oscurece la capa superior de la piel, nos protege mejor que ninguna crema solar porque absorbe la radiación UV nociva y transforma la energía en calor inocuo gracias a una reacción química conocida como “conversión interna ultrarrápida”.

Pero como nos encanta estar al sol quizá más tiempo del que deberíamos, la mejor forma de protegerse de estos radicales libres es dándole a las células un refuerzo de antioxidantes … desde dentro

De hecho, la Naturaleza, que es mucho más lista de lo que creemos, empieza ya en primavera dándonos las claves de lo que debemos comer: verduras de hoja verde, las primeras fresas, frambuesas, cerezas y otras frutas. Y el verano trae más frutas, tomates, pimientos, berenjenas, el deseo de comer crudo, ligero…

Podemos aprovechar los días que faltan para nuestras vacaciones, da igual que sean mar o montaña (en las alturas los rayos UV son todavía más fuertes) para recargar nuestras células al mismo tiempo que nos paramos a pensar un poco en qué le estamos dando de comer a nuestro cuerpo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Un buen cóctel de antioxidantes comprende:

Ácidos grasos Omega-3:  Están en pescados azules como el salmón, la trucha, la sardina, el atún…. En el marisco (¡qué buena noticia!) Y en aceites vegetales puros como el de lino, camelina, germen de trigo…  También lo hay en la carne, pero ¡ojo! sólo de animales que han pastado hierba fresca. Si se han criado a fuerza de pienso (la mayoría, salvo los ECO) no tienen estos ácidos grasos tan importantes. Ácidos grasos que tienen un poder antiinflamatorio increíble y son súper eficaces frente a los radicales libres.

Licopeno: Hay estudios que demuestran la capacidad de este carotenoide para librarnos de los radicales libres: Se encuentra en los tomates, la sandía (un 40% más que en los tomates), la granada y frutas y verduras de color rojo o rosado. Por cierto, que el licopeno se absorbe mejor si va acompañado de una grasa, así que … no olvidéis aderezar con aceite de oliva virgen. Bien mirado, nuestro gazpacho sería un espléndido ejemplo de cómo alimentarse adecuadamente en verano.

Carotenoides y flavonoides: Aumentan la resistencia de las células frente a los rayos UV.  Muy abundantes en la zanahoria, pimiento rojo y todas las frutas y verduras de color rojo, naranja o rosado. El chocolate negro es una fuente excepcional de flavonoides.  Comerlo durante períodos prolongados incrementa la capacidad fotoprotectora de la piel y al mismo tiempo estimula la microcirculación. Dos onzas al día es lo recomendado. ¡Aleluya!

Tocotrienoles: Compuestos de la familia de la vitamina E, de 30 a 60 veces más potentes que ésta, son  capaces de reducir y absorber la penetración de los rayos UV. En la cebada, avena, centeno, aceite de germen de trigo y aceite de palma.

Resveratrol: La uva roja y las bayas negras y azuladas están llenas de este antioxidante que según está demostrado, puede frenar el envejecimiento.

Todo lo verde: Si es verde y tiene hojas, lo más seguro es que proteja del sol. Las hierbas de olor y más específicamente el perejil, la albahaca, la salvia y el romero, rebosan antioxidantes. Las espinacas y acelgas también están llenas de antioxidantes como lpolifenoles y carotenoides.

Té verde y té negro: al fin y al cabo, son hojas, Previenen del melanoma además de otros efectos benéficos.

Y no olvidar las grasas buenas – aceites de primera presión en frío, mantequilla ecológica, huevos, etc. Hay que alimentar también la capa de grasa protectora de nuestra la piel.

Un buen batido de frutas rojas con cítricos color naranja para empezar el día. Un gazpacho, unas sardinas asadas o un filete de salmón a la plancha acompañado de ensalada de hojas verdes con queso de cabra, para almorzar. Una tortilla de verduras variadas para cenar y una o dos onzas de chocolate negro… ¿Os apetece? Pues manos a la obra y a reconstruir nuestras defensas desde dentro para un bronceado sano, natural y equilibrado.

Os recomiendo www.aroma-zone.com, www.dazanatura.com, www.calybeauty.com, www.ballot-flurin.com

Artículo anterior Artículo siguiente

Te puede gustar también

No Comentarios

Deja un comentario

*