aceites esenciales, aceites vegetales, aminoácidos esenciales, antioxidantes, cosmética BIO, naiba esencial, productos solares, tiendas online

Raro y valioso: aceite vegetal de espino amarillo

aminoacidos esenciales, comprar aceites vegetales, comprar aceites esenciales, espino amarillo, jara, palo de rosa, siempreviva, helicriso, argan, arrugas, proteccion solar, sea buckthorn, argoussier, eccema, dermatitis, antioxidantes, vitamina C, vitamina A, betacarotenos

El aceite de ESPINO AMARILLO  (Hippophae Rhamnoides) , también conocido en inglés como Sea buckthorn  y en francés como  argoussier, se extrae de un arbusto que crece desde las costas atlánticas de Europa hasta el noroeste de Mongolia y China. Las plantas masculinas dan flores pardas cuyo polen es distribuido por el viento. Las femeninas dan bayas anaranjadas muy ricas en aceite. (Sé lo que estáis pensando)

Su nombre botánico viene del griego y significa “caballo reluciente”, porque ya en aquellos tiempos se observó que los caballos que comían las hojas de este arbusto tenían un pelaje espeso y brillante. Si es que…

Bueno, ya está bien de botánica. A lo que nos interesa.

Este aceite vegetal es otro de los raros y valiosos a tener en cuenta a la hora de elegir lo que queremos aplicar a nuestra piel.

Desde  hace miles de años se ha utilizado como tratamiento para la artritis, en casos de quemaduras, asma, problemas cardíacos y, más recientemente para minimizar los efectos de la quimioterapia. En China e India se emplea tradicionalmente para aliviar la tos y las molestias gastrointestinales.

He leído que este aceite se utilizó en las quemaduras que sufrieron los afectados por el desastre de Chernobyl y que los astronautas rusos lo usan para minimizar los efectos de la radiación a que están sometidos cuando regresan a la atmósfera de la tierra.

Desde el punto de vista cosmético, nos interesa conocer su composición. Porque es particularmente rico en aminoácidos esenciales – Omega 6, Omega 3 y Omega 9- en carotenoides – entre ellos Vitamina A  que son los responsables del color del aceite y de la piel cuando lo utilizamos, potentes antioxidantes, regeneradores y fotoprotectores.

También contiene más Vitamina C que el limón o la rosa canina, Vitamina E, super antioxidante, y fitosteroles, que mejoran la función barrera de la piel, son anti-inflamatorios y protegen frente a los rayos UV. Y además contiene grandes cantidades un ácido graso esencial muy especial, el Omega 7 o  ácido palmitoléico, muy antiinflamatorio, indicado para tratar o paliar problemas de la piel como la dermatitis atópica, el eccema  o la psoriasis.

En resumen, el aceite de espino amarillo es:

  • Un maravilloso antioxidante, antiradicales libres y anti-edad
  • Un potente regenerador celular
  • Cicatrizante porque estimula los mecanismos de reparación de la piel, sobre todo en caso de quemaduras
  • Calmante, alivia las pieles irritadas y con problemas
  • Protege de los rayos UV
  • Prepara la piel para el bronceado y alarga su duración
  • Suaviza y da flexibilidad a la piel

Está por lo tanto indicado para pieles secas, maduras, arrugas, estrías, cicatrices, fórmulas de protección solar y para después del sol, y para todo tipo de pieles con problemas (dermatitis, psoriasis, eccema).

Por su intenso color anaranjado (que mancha la ropa clara) y su contenido en provitamina A, se recomienda dosificarlo entre el 1 y el 5% para cremas faciales y un 10% en fórmulas solares.

En mi caso, lo empleo a menudo en estos dos tipos de fórmulas: cara o protección solar.  Me encanta. Lo combino con otros aceites vegetales como argán, sésamo y salvado de arroz, y añado aceites esenciales como jara, palo de rosa y helicriso o siempreviva, para potenciar su efecto reparador y  anti-arrugas.

Lo venden en Aroma-Zone:  30 ml  cuestan 12,50€, es BIO y de calidad alimentaria, por lo puede tomarse también como suplemento nutricional.

En Cosmética Natural Casera: 50 ml  cuestan 15,49€. También lo venden en dosis de 10 ml.Tienen dos tipos de aceite, uno que se extrae de las bayas y otro de las semillas. El de las semillas tiene mayores propiedades antiinflamatorias mientras que el de las bayas contiene más betacaroteno (provitamina E), por lo que resulta más interesante su uso tópico. Pero ambos pueden emplearse sobre la piel con resultados espectaculares.

Artículo anterior Artículo siguiente

Te puede gustar también

No Comentarios

Deja un comentario

*